Dulce no hacer nada

Sin respetar los silencios, una buena canción pierde su sentido. Todo en la vida es un equilibrio de excesos y ausencias. Creo que no se puede existir en una maratón constante, ni se puede dominar al tiempo. En ocasiones, hay que dejarlo fluir entre parpadeos, pensamientos y suspiros, a su propio ritmo.

>>>>