Beneficios de los diarios creativos y cómo comenzar uno

Así como Clara en «La Casa de los Espíritus» tenía sus cuadernos de anotar la vida, yo tengo mis diarios de sensaciones. No es algo que lleve haciendo desde siempre, pero fue un gran descubrimiento. A veces me da el venazo; y ahí estoy en la buhardilla rodeada de páginas abiertas, recortes, bolígrafos, flores secas y rotuladores de todos los colores. Me pongo música de fondo, y comienzo a escribir. O puede que me vengan ideas de sopetón mientras preparo la cena y llene la esquina del diario de salsa de tomate.

A los que nos gusta escribir nos sale del alma y nos ponemos a ello como sea. Pero soy de la opinión de que todos podemos desarrollar nuestro potencial creativo, y desde luego todo el mundo tiene algo interesante que contar. 

Lo que pasa es que a veces no encuentra el modo.

En mi caso me dedico a anotar mis emociones, sensaciones o percepciones. Pero para cada quién, vale un formato y lenguaje de escritura diferente. Se trata simplemente de encontrar tu modo de expresarte característico, el que te funcione y con el que te sientas cómodo. Puede ser mediante fragmentos de canciones, incluso frases de películas. Resumiendo diálogos, o describiendo el día desde el punto de vista de tu perro.

 

Considero que la clave del éxito para una rutina creativa reside en su falta de rigidez. No, yo no escribo en mis diarios todos los días, ni a horas concretas. Escribo cuando surge. Cuando realmente me apetece. Nunca me obligo a ello.

 

Os dejo a continuación algunos beneficios de practicar la escritura creativa regularmente, o al menos los que yo he experimentado.

¿Cuadernos de sensaciones? Sí, no sé de qué otro modo llamarlos. Nunca he sido muy de las de “Querido diario, hoy me levanté temprano…”, aunque es un formato que puede funcionar para otras personas. Mis diarios son un caos, no tienen orden ni casi fechas, no tienen acciones concretas ni ninguna descripción. Tienen fragmentos de canciones, una frase que vi un grafiti, una idea que me dio un libro, un pedazo de tela y una flor seca, un perfume y un billete de avión. Yo anoto sensaciones.

Para el lector intruso, mis diarios carecen totalmente de lógica (o eso espero), sólo yo sé lo que significa cada cosa. Es una reflexión, el recuerdo de una emoción. Ahora, viendo el año y releyendo mi percepción, puedo evocar exactamente a qué momento se refería.

En fin, esto es tan solo cómo funciona para mí, ahora cada quién tiene sus trucos. Propongo seis sencillos pasos para empezar un diario creativo.

Mi experiencia con los diarios creativos es algo caótica pero desde luego muy productiva. Colecciono cuadernos viejos, reciclados, hechos por mi y comprados en los sitios más curiosos. Cuando los abro, es como ser transportada a otros lugares de mi mente. Sin duda, para mí han sido todo un descubrimiento. 

Espero que estos consejos os sean inspiradores y si decidís adoptar la costumbre de la escritura creativa, ¡que os aporte tanto como a mí!

Todas las imágenes son mías. CC BY-NC-ND 4.0

Inspírate: https://www.pinterest.es/alhilodelaseda/

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email