¡Cuidado con el «greenwashing»! Cuando crees que estás siendo ecológico y no es así

Algodón vs Bambú: Impacto ambiental.

 La industria textil es una de las más contaminantes del planeta. Últimamente, prima además una forma de consumo que no va a ser sostenible a la larga ni para el consumidor ni para el propio empresario.

 

pollution-2575166_960_720

 

La industria de la moda crece de manera cada vez más y más rápida, a un ritmo vertiginoso e insostenible.  Y por tanto cada vez consume más recursos, cada vez contamina más.

Recientemente, y al empezar la gente a concienciarse sobre este aspecto, han comenzado a realizarse “lavados de imagen” numerosas firmas, pero en muchos casos dan apariencia de ser más sostenibles sin realmente serlo.   

Para poder ser consumidores eficientes debemos, además de comprobar la veracidad de los datos aportados por la etiqueta y si estos están respaldados por algún sello oficial (de algodón ecológico, por ejemplo); saber qué fibras contaminan más y cuáles menos.

A la hora de elegir alternativas más ecológicas debemos tener en cuenta factores múltiples de impacto de la producción y comercialización de un tejido. El factor de impacto humano, el factor de impacto medioambiental, el consumo de agua, la distancia entre la zona de producción y de comercialización. En este estudio demuestro cómo hay muchos factores que determinan el nivel de impacto negativo en el medioambiente de una prenda, algunos de ellos no solemos tenerlos en cuenta, porque aunque una fibra sea ecológica, quizás consume enormemente en gastos de transporte si se produce en un lugar lejano al de su comercialización, puede por tanto resultar más contaminante que una no ecológica pero producida más localmente. 

  

Cómo medir el impacto de un material: El factor Okala

En primer lugar, debemos tener en cuenta todo el proceso de producción de un material. Calcular lo que hace falta aproximadamente para obtener las materias primas, para la hilatura, tratamiento y distribución. En qué continente se fabrica, dónde se va a comercializar, su ennoblecimiento… Todo esto va añadiéndole un número de puntos de impacto medioambiental en la tabla, y a mayor número de puntos (mayor factor okala), más contaminante es dicho material.

A continuación, facilito el enlace del libro en el que consultar las tablas medidoras de impacto medioambiental okala y en el que obtener más información:

http://www.okala.net/

http://www.idsa.org/content/new-okala-practitioner

 

El bambú, una fibra muy interesante

La tela de bambú es extremadamente suave, transpirable, no es cara, absorbe la humedad, es antibacteriana natural, ligera… Además, sus cultivos son infinitamente más productivos que los de otras materias primas, y con opción a ser trasladados al sur de Europa. ¿Es el nuevo tejido ecológico?

Voy a utilizar la fibra de bambú como ejemplo de cómo medir el impacto medioambiental de un tejido con respecto a otro u otros. Os muestro a continuación mi propio estudio (bastante aproximativo), utilizando la tabla de cálculo de puntos okala, en el cual demuestro el  impacto medioambiental que tiene una fibra como el bambú, y el  impacto que puede tener una fibra como es el algodón. Pero hay muchos factores muy complejos a tener en cuenta antes de sacar conclusiones.

 

PRODUCCIÓN DE BAMBÚ

«El bambú es una hierba  leñosa que crece naturalmente en muchos lugares del mundo. La mayor parte de cultivos se encuentra en Asia. Es una planta de crecimiento rápido, algunas especies pueden llegar a crecer un metro por día  y que no requiere riego para su crecimiento. Además tiene propiedades bactericidas y fungicidas naturales gracias a un agente conocido como bambú kun, lo que la hace resistente a plagas y limita el uso de pesticidas en su cultivo. Cuando el bambú se corta se deja todo el sistema de raíces y parte del tallo, que es capaz de regenerarse y dar lugar a una nueva planta de bambú .

Los cultivos de bambú ofrecen un gran rendimiento, una hectárea plantada con bambú puede dar lugar a unas 60 toneladas de producto , lo que supera con creces el rendimiento de la mayor parte de árboles (unas 20 toneladas por hectárea) o del algodón (de 1 a 2 toneladas por hectárea). En comparación con la mayor parte de los bosques, los bosques de bambú liberan un 35% más de oxígeno al medio y capturan 5 veces más dióxido de carbono, lo que lo convierte también en un cultivo muy beneficioso. Además, hasta día de hoy, no se conoce ninguna especie de bambú modificada genéticamente.¨

 

ALGODÓN VS BAMBÚ

A pesar de la utilización de ciertas sustancias químicas contaminantes para la fabricación de la fibra de bambú, ésta resulta en total menos contaminante y prejudicial que el algodón en muchos sentidos, tal y como se va a mostrar a continuación.

 

*Impactos medioambientales del algodón:

-Deforestación para poder emplazar inmensos cultivos de algodón

-Impactos sobre la flora y fauna autóctonas.

-Contaminación de aguas, Agotamiento de recursos naturales.

-Generación de ruido (tala de árboles).

-Emisión de gases durante su ennoblecimiento.

-Residuos químicos varios para el ennoblecimiento y tratado del tejido de algodón.

*Impactos medioambientales del bambú.

-Emisión de gases durante su ennoblecimiento. -Residuos químicos varios para el ennoblecimiento y tratado del tejido de algodón.

*Impactos sociales del algodón:

-Trabajo esclavo (si no es de comercio justo). -Agotar fuentes naturales de agua potable. -Destinar a la producción textil cultivos y zonas de cultivo que podrían dedicarse al consumo alimenticio humano.

*Impactos sociales del bambú:

-Trabajo esclavo o mal remunerado (lo cual puede ser más controlado si la producción se centra en Europa, de lo cual hablaremos a continuación, en cambio debido al clima y extensiones de la producción de algodón, esto no siempre sería posible).

 

 

El impacto de la producción de materia prima de bambú sería 0,0031 puntos por libra. El impacto anterior generado por el algodón era de 6,645 puntos por libra. Y si tenemos en cuenta el menor consumo de agua del bambú, 1000 litros para el jersey, frente a los 4.000 litros del algodón.

Los puntos de impacto por el consumo de agua pasan de ser: 2,346 puntos a 0,58 puntos.

Recientemente ha comenzado a producirse fibra de bambú en Valencia, España. Si tanto la producción de la fibra, como la fabricación, se centrara a nivel local (Europa o entorno cercano), reduciríamos enormemente el impacto social y el impacto ambiental producido.

Pasaríamos a eliminar de la tabla OKALA el cálculo por transporte aéreo intercontinental, quedándonos tan solo con el cálculo de transporte de camion unas 500 millas máximo.

El impacto por transporte pasaría de los 10.198 puntos a los 550 puntos.

 

Pero hay una última consideración a tener en cuenta. El proceso de fabricación y ennoblecimiento de las fibras. ¿Cuál es más contaminante?

«Una vez el bambú se ha cortado su pulpa debe transformarse en celulosa y luego ser hilada, o si no obtendríamos una fibra áspera y no similar al algodón. Este proceso de transformación puede realizarse mediante procesos químicos o mecánicos.

Este proceso de obtención de hilo de bambú no es considerado ecológico por la gran cantidad de productos químicos que utiliza.

El hilo de bambú se obtiene mayoritariamente por un proceso químico muy similar al utilizado para obtener otras fibras como el Modal® o el Tencel®. Todas estas fibras, bambú incluido, son viscosas/rayón y como tal deben ser etiquetadas. Sumamos la puntuación OKALA de la tabla correspondiente al proceso de producción de la viscosa.»

CONCLUSIÓN DEL ESTUDIO

El impacto total de la fabricación, uso y eliminación de residuos del jersey de algodón orgánico hecho en Asia es de : 10.760,1037 puntos de impacto.

El impacto total de la fabricación, uso y eliminación de residuos del jersey con fibra de bambú producido en Europa es de: 553,2958 puntos de impacto. Pero teniendo en cuenta el método de obtención del hilo de bambú, el resultado supera con creces los puntos de impacto del algodón, aún habiendo sido este producido en Asia.

 

CONCLUSIONES FINALES

Esta es una demostración  aproximativa de cómo medir el impacto real de un producto es esencial para realmente estar haciendo un diseño ecológico y de cómo saber su impacto real en varios ámbitos (social, económico…). Como se ve, tenemos que tener en cuenta muchos factores, muy complejos, y lo que en un inicio puede parecernos la mejor opción por pura lógica, debe ser medido con cuidado porque podría no serlo.

Diseñar de manera sostenible requiere un detallado estudio previo.

 

Fuentes:

 

Todas las imágenes son vía www.pixabay.com bajo la licencia de Creative Commons CC0

https://pixabay.com/es/service/terms/#usage

 

 

Moda Ética, guía para empresas de moda sostenible, Elena Salcedo.

http://www.okala.net/

http://opcionesmenstruales.blogspot.com.es/2014/10/es-la-tela-de-bambu-ecologica.html

Wikipedia

http://blogs.elpais.com/eco-lab/2011/05/el-impacto-ambiental-de-una-camiseta-de-algodon.html

http://organicsa.net/el-problema-de-la-industria-algodonera-y-del-algodon-cultivado-con-metodos-convencionales.html

http://www.i-ambiente.es/?q=noticias/cual-es-el-impacto-ambiental-de-la-produccion-de-algodon

http://opcionesmenstruales.blogspot.com.es/2014/10/es-la-tela-de-bambu-ecologica.html

http://textilbamboo.com/19.html

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Éramos…

🌹Éramos Gran Vía de la mano, borrosa; flashes, luces y semáforos. En rojo. Éramos la última copa y el último

«Síndrome del pensamiento acelerado»: El mal del siglo.

En medio de todos nosotros, viajeros empachados de sobrestímulos, haciendo fotos como locos en aquella mágica colina del este de Turquía, vi a aquella mujer. La única de las decenas de personas que estábamos allí, verdaderamente; que estaba disfrutando el momento…

🌱Personas altamente sensibles, no sois raras.

Detectar cambios ambientales sutiles que otros no perciben: olores, sonidos con más intensidad; sobrecargarse por estar rodeados de demasiada gente, una fuerte emocionalidad y capacidad empática y alta sensibilidad creativa…