La elegancia no ha muerto (aún)

 

89b112fafe6cab0419214dedd8636de9

dandy-1024x569.jpg

Hace tiempo que quería publicar alguna entrada sobre moda masculina. Aunque estoy menos puesta que con la moda femenina, hay algunos temas de los que me apetecía hablar. Y los Dandis es uno de los primeros en los que pensé. El estilo dandi representa para mí uno de los máximos exponentes de la elegancia masculina. Es una moda que data de la Inglaterra de la Regencia, pero se sigue usando hoy en día, modernizando algunos detalles.

dba4a69efdae3627d174f3f1117948ad.jpg

ec27aa4c97fd5aa19508fda9385c6e8e

e820f2de5e750c3279d81b08206c200beda413027df9328413fe5f8ff13e0a86.jpg

Brummell, creador de la estética masculina elegante actual

«George Bryan Brummell,  conocido como Beau Brummell  fue el “Dandi” de su época  (un hombre que se considera elegante y refinado, y cuya actitud ante la vida se caracteriza por la desgana, el aburrimiento y el desprecio por los gustos del vulgo)  fue icono de la moda en la Inglaterra y amigo del Príncipe  de Gales, todo envuelto en una historia casi de fantasía. Nació en  Londres,  un 7 de junio de 1778.

A la muerte de su padre, el joven George empezó a gastar la fortuna heredada comprando ropa,  finas camisas, corbatas, sombreros, guantes y bastones.

Un día, en una lechería de moda en el Green Park de Londres, mientras estaba hablando con la propietaria, entró el príncipe de Gales en compañía de la marquesa de Salisbury.

El príncipe, que quería ser conocido como el primer caballero de Europa, miró con admiración y no sin cierta envidia a Brummel, pues vio en él una impecable corbata, un no menos impecable conjunto de casaca, chaleco y pantalón y unos brillantes zapatos de punta afilada que se había puesto entonces de moda.

El príncipe de Gales era gordo, y gastaba miles de libras en su vestimenta y los accesorios correspondientes (se dice que se le iban cien mil libras al año en cosas de vestir).

Brummel era alto, bien plantado y causó  tan buena impresión en el príncipe de Gales que éste le convirtió en su amigo, lo cual llenó de estupor a la aristocracia londinense, que vio cómo el nieto del confitero asistía a las íntimas reuniones principescas. Por supuesto su elegancia llamó la atención y enseguida fue copiada. Un detalle bastará para indicar la diferencia entre la elegancia natural de Brummel y la de sus imitadores. Había heredado una fortuna de 30 libras a la muerte de su padre.

SONY DSC

 

El auge de su vida

Beau Brummell empezó así una brillante carrera como ministro de la moda y el gusto. La nobleza, los poderosos y las mujeres bellas se rendían ante sus dictados. Era un dandy, un exhibicionista, un ingenioso, verdaderamente original, que no dudó un solo instante de su buen gusto por las ropas, ni del deseo de imponer ese gusto a los demás, ni de dejar de gastar parte de su fortuna en su ropa.

A Brummell se le atribuye la creación del traje moderno de caballero vestido con corbata o algún tipo de pañuelo anudado al cuello; también el haberlo puesto de moda. Este traje se viste ahora en casi todo el mundo en ocasiones formales y de negocios.

Nada más lejos de su mente las ropas excéntricas o colores histéricos. Aspiraba al difícil y quizás imposible arte de pasar notoriamente desapercibido («conspicuosly inconspicuous»). Pudo haberlo logrado alguna noche, o tal vez algunos momentos, durante su vida, que vivió como un sueño.

Un hombre apuesto con un ingenio mordaz  y popular en los círculos aristocráticos, Brummell fue el primero en popularizar realmente el precursor del traje moderno, un híbrido del uniforme militar formal mezclado con un práctico vestido de caballero inglés. Esto usualmente implicaba usar un abrigo azul oscuro, un chaleco beige (algodón amarillento), pantalones de montar amarillos o hasta la rodilla y botas de montar negras. Durante el próximo siglo, los hermanos sastrería de Londres en Conduit Street, Cork Street y Savile Row volvieron a trabajar y refinaron este conjunto para crear lo que reconoceríamos como el traje que apreciamos hoy.

Tardaba más de dos horas en vestirse, por lo que era un espectáculo al que asistían algunos selectos amigos. entre ellos el príncipe de Gales. Su forma de ponerse la corbata era esperada por todos con ansiedad. Recuérdese que las corbatas de entonces consistían en unas largas tiras de tela que daban varias vueltas alrededor del cuello y se dejaban caer sobre el pecho en forma negligente. Brummel se levantaba el cuello de la camisa, entonces de proporciones considerables, hasta que casi le tapaba la cara y a continuación se anudaba la corbata, cosa no muy sencilla al parecer por cuanto ensayaba diez, quince v hasta veinte veces acertar con el nudo. Cada vez que fallaba, la corbata era tirada al suelo y reemplazada por otra. Cuando por fin quedaba satisfecho, Brummel miraba las corbatas desechadas y decía:

– ¡Hay que ver cuántos errores se cometen!

 

«Era el hombre por excelencia de Mayfair que amaba evaluar a las mujeres desde la ventana y, al mejor estilo de la clase alta, comprar una belle de jour para una hora de diversión o un caballo en Tattersalls durante más tiempo. Luego estaban las azafatas de la sociedad para tomar el té, las apuestas y el juego. Los señores de la regencia rara vez se aburrían.» Colin McDowell

«¿De verdad dijo que sus botas fueron pulidas con champaña? ¿Afirmó que la corbata perfectamente atada podría estar precedida por hasta cinco intentos fallidos arrugados en el suelo frente a su espejo, un ritual en el que se afirma que el príncipe regente adoptó a su vez? ¿Realmente hizo la observación que definiría la arrogancia de la clase alta hasta el siglo pasado, cuando opinó que si John Bull (el público) volteaba a verte, entonces no estabas bien vestido?» Colin McDowell

e664c79b79ff86db3df41a522103deea

Su estilo

Brummell era exigente acerca de cómo adaptar su ropa y defendió el credo de sastrería con respecto a la importancia del corte, el ajuste y la proporción. Pasaría horas con su sastre, Jonathan Meyer, midiendo cada proporción de su cuerpo, corrigiendo detalles como por ejemplo la forma de arrugarse del codo cuando se apoyaba en el (la «prueba del pub»). 

Brummell casi siempre solo usaba cuatro colores, azul, negro, beige y blanco, e insistía en que un hombre debía usar un color dominante al que el resto del atuendo debería estar subordinado. El color predominante que uno elige, dijo, «estará indicado por la situación, la edad, la forma y la complexión del usuario».

También insistió en lavarse todos los días (ciertamente no era la norma entonces) y siempre llevaba puesta una camisa recién lavada. De hecho, el acto de vestirse tomó una especie de dimensión espiritual para él. Como biógrafo de Brummell, Ian Kelly, escribió: «Su Dandismo … invocó más que la ropa: era una forma de ser».
Brummell involuntariamente se convirtió en el catalizador de lo que se recuerda como «La Gran Revolución Masculina», cuando la ropa masculina evolucionó de un simple boato superficial para convertirse en herramientas personales para expresar de prestigio y poder.

 

e18748f2455fc3112987b3157fa622b3

https://www.mjbale.com/style/Beau-Tie–The-Legacy-of-Beau-Brummell–Inventor-of-the-Modern-Suit.html

43f8927e36b996facd482da482eb0a7d

El dandi del siglo XXI

SILUETA: Permanece el «Slim fit», silueta ajustada.

CUELLO:  EL CUELLO NO TIENE SECRETOS
Apostamos por los nudos estrechos y sencillos que demuestran que le dedicamos el tiempo necesario a la corbata. Por la noche la pajarita no tiene secretos para nosotros y, por supuesto, dominamos cualesquiera que sea la camisa que nos pongan por delante, incluso el cuello pasador.

CHAQUETAS
De uno o dos botones, acentuando así lo antes dicho en la silueta, e incluso cruzada. Las solapas se estrechan y apostamos por las de muesca o de pico. Para la noche también admitiremos las de esmoquin. La largura por encima de la cadera, consiguiendo un efecto óptico que alarga nuestra figura. Habitual combinación con chalecos. 

d32f54f3b478f70017fcf1905d83d053.jpg

PANTALONES: El patronaje, como ya hemos mencionado se vuelve muy importante: nada de bolsas, todo ajustado y en su sitio. Ahí está la clave. Doblado hacia afuera en la parte del tobillo, le añade un toque de estilo. 

MATERIALES:
Desde el algodón a las lanas frías pasando por la lujosa seda, una conquista del hombre moderno que el dandi del siglo XXI sabe manejar como nadie. Colores y estampados sencillos y elegantes. En ocasiones, incorpora estampados de cuadros, manteniendo el resto del conjunto sencillo para conservar elegancia. d412675c8ffc09d89bceffe5985df312

921f7543705f0541c6e71ed81b5d7d3d.jpg

LA CLAVE ESTÁ EN LOS ACCESORIOS Y PEQUEÑOS DETALLES

Los zapatos de cordones, el maletín y la cartera de lujosas pieles, y las gafas de pasta (esto marca de la casa). Todo el mundo del dandi gira entorno a la elegancia y personalidad que otorgan las pequeñas cosas. No pueden faltar los sombreros, y las pajaritas. Pitilleras, relojes, gemelos. 

gentleman-accessories_1010-375

 

male_fashion_accessory_icons_3d_colored_design_35545.jpg

 

8f7e1db24eec22b5b30b4743f0d2969e

 

8e6ea0e9d8b978b25a2e50184b3945a0

 

9f608564536658ff0e2d9414ac219a47.jpg

db5e4ddd53d783742fbf88777f94a245

dandy02.jpg

 

ae03d29e3c9f160f30d17d0d7c022216

d25a201750950c4820e8d72d1439fc74

eda413027df9328413fe5f8ff13e0a86

 

cf2d13f21a03be80bbb527e825de670c

5b720bdbec18117f553d3ca7935d442b

 

gentleman-accessories-hipster-or-businessman-victorian-era-engraved-KYHJY7.jpg

gentleman-s-accessories-luxury-wooden-board-50887518.jpg

d384a1aaa78116669b644239eb4b4d81

Fuentes:

El hombre más elegante del mundo George ( Beau ) Brummell

https://www.mrporter.com/journal/journal_issue50/8

https://www.mjbale.com/style/Beau-Tie–The-Legacy-of-Beau-Brummell–Inventor-of-the-Modern-Suit.html

http://www.revistagq.com/moda/tendencias/articulos/decalogo-de-estilo-para-el-dandi-del-siglo-xxi/19606

Fotografías vía Pinterest y http://aestheticusmedia.com/tag/neo-dandy/

 

 

 

 

 

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email