Los secretos de Rapunzel: Cosmética capilar natural y casera

La cosmética natural siempre me ha llamado la atención, pero la verdad no quería que me llevase mucho tiempo o gastarme mucho más dinero en ingredientes.

He descubierto que con un poco de ingenio y sentido común la cosmética casera puede salir igual de económica y sin embargo, adaptarse mejor a las necesidades del pelo de cada uno de nosotros y permitirnos tener el control y conocimiento sobre todo lo que contiene. 

Además, podría ser más sano, pues mucha de la cosmética comercial podría ser perjudicial para nuestra salud y el medio ambiente

Todos los tipos de cosmética usan químicos, la diferencia está en si son de origen natural  y adecuados para tu tipo de cabello, o si son perjudiciales, tóxicos e innecesarios. 

He ido recopilando algunos trucos útiles para el cuidado capilar natural, que pueden servir tanto para hombres como mujeres y niños.

A continuación dejo algunas de las recetas y dónde conseguir los ingredientes. Y muestro qué tan efectivo es con un antes y un después en mi propio pelo.

 

1.De dónde sacar recetas e ingredientes

Hay muchos  libros y guías que pueden ser de utilidad.  Yo en concreto me compré en Biocultura uno llamado «Cosmética Natural con Aceites del Mundo».

Por otro lado, investigando por Internet se puede dar con numerosas recetas y consejos interesantes. Eso sí, usando el sentido común. Siempre hay recetas que utilizan ingredientes raros o demasiado caros. Mejor utilizar siempre ingredientes lo más baratos y asequibles para donde residimos.

Aunque dependiendo de nuestro país de residencia, resulta más lógico utilizar unos u otros ingredientes. Por ejemplo, en México resulta más fácil de encontrar el aceite de aguacate y en España aceite de oliva.

 

Para que salga bien de precio, yo por ejemplo compro uno o dos aceites al trimestre y con ellos hago todas mis recetas.

Ya que cada receta sólo necesita unas pocas gotas de cada aceite, es mejor buscar fórmulas para cremas, champús etc que compartan los mismos ingredientes. 

Una página como Cosmética Natural Casera recopila un sinfín de recetas, y tiene un montón de ingredientes que se pueden adquirir; así como recipientes.

Eso sí, recomiendo simplificar las recetas al máximo. No hace falta utilizar mil ingredientes y dejarse una millonada para que sean efectivas.

 

 *Consejo: No utilices aceites esenciales de baja calidad o que no están preparados para uso cutáneo. Pueden resultar tóxicos. Mejor comprarlos en tiendas especializadas, como ciertos herbolarios… No compres los más baratos en cualquier tienda, pueden ser de baja calidad y llevar ingredientes nocivos. Mucho cuidado con la toxicidad también, que algo sea natural no quiere decir que no sea peligroso.

 

2. ¿Qué receta se adapta a ti? Conoce tus necesidades

 

No todos somos iguales. Hay que ver si tenemos el cuero cabelludo sensible, graso; el pelo seco… Y en función a eso, investigar qué necesitamos. 

Por ejemplo, yo tengo el cuero cabelludo graso pero las puntas muy secas. Y en raíz a esto, he indagado qué es lo mejor para mi.

 

3. Receta de mi champú

Según mi libro recomiendan la siguiente receta para cabellos delicados. La base para los champús es similar, varían los aceites según la necesidad particular.

Base: Tensioactivo suave 130 ml de Betaína de coco

Infusión (base acuosa)140 ml : En el caso de raíces grasas, Ortiga seca u ortiga blanca. Manzanilla para cabellos rubios…

Aceite base: 3 g de aceite de cáñamo (hidratante)

Aceite esencial (para las raíces grasas) : 5 gotas de: Aceite de menta, pomelo, árbol del té, romero o limón.

 

OJO: Sulfatos en los champús. Muchos champús/mascarillas etc que son naturales y sin parabenos tienen aún así muchos químicos que yo personalmente prefiero evitar. Uno son los sulfatos.

Los sulfatos hacen que el champú limpie más en profundidad, haga más espuma. Pero en caso de un pelo y cuero cabelludo sensible como es mi caso resultan irritantes; e incluso en varios casos debilitan el pelo normal y dañan el cuero cabelludo.

No dejan de ser ingredientes que resultan perjudiciales para nuestra salud.  Y desde luego no ayudan a tener un cuero cabelludo más sano. Utilizar un tensioactivo suave como el de la receta es igual de efectivo limpiando pero menos dañino. Claro, cada quién es un mundo y tendrá que probar qué le va mejor.

Elaboración: 

  1. Hacer la infusión, filtrar y dejar enfriar.
  2. Mezclar con el resto de ingredientes, agitar bien.
  3. Se puede añadir un poco de glicerina líquida para uso cosmético, especialmente para cabellos secos.
  4. Agitar siempre bien antes de usar. No hace demasiada espuma, pero limpia bien. No utilizar mucha cantidad, no es necesario.

 

Precio aproximado: 

Precio para una botella de unos 280 ml 2,40 euros (para la receta facilitada anteriormente).

*CONSEJO: Los aceites no tienen por qué ser ecológicos si eso se nos sale mucho de presupuesto, pero es importante que sean vírgenes o de primera presión porque si no estarán adulterados y con químicos indeseados.

 

4. Aceites como mascarillas

 

Los aceites se pueden utilizar como mascarillas de efecto desenredante, hidratante… Lo mejor es aplicarlos y dejarlos actuar antes de lavar con champú, para posteriormente lavarnos el pelo normal; de lo contrario quedara apelmazado.

Unas muy pocas gotas si pueden aplicarse en pelo seco para ayudar a peinar o hidratar las puntas.

-Aceite de coco: Es hidratante, nutritivo y antiséptico. Se puede usar en pelos de todo tipo, y dejarlo poco rato o toda la noche; aunque es más efectivo toda la noche. En verano, ayuda a proteger el pelo del sol, sal y cloro. Es muy usado, con estos fines, en la Polinesia.

-Aceite de cáñamo: Para pelos muy secos y sensibles con problemas de dermatitis y descamación. Altamente hidratante y desenredante. También muy nutritivo.

Aceite de cártamo: Muy hidratante. Dejar actuar toda la noche.

-Aceite esencial de árbol del té: Para raíces o cabellos grasos. Aplicar unas pocas gotas en el cuero cabelludo, masajear, dejar actuar como una hora y enjuagar.

-Aceite de sésamo: Desenredante y acondicionador. Aplicar, desenredar y aclarar. Unas pocas gotas sirven sin aclarado.

-Aceite de oliva: Para mascarilla y como desenredante.

-Aceite de aguacate: Muy hidratante. Para cabellos secos o muy secos. Dejar actuar un par de horas y aclarar. Evitar en pelo graso.

CONSEJO: Mezclar con vitamina E (se venden en farmacias, romper la capsulita y verter el contenido en un cuenco junto con el aceite) para una nutrición extra.

MODO DE APLICACIÓN: Mezclar uno o varios aceites según la necesidad en un cuenco y aplicar con brocha o algodón sobre el pelo. Dejar actuar y lavar.

 

5. Mis cuidados capilares habituales

 

-Voy variando de recetas de champús y mascarillas para que el pelo no se «acostumbre»

-Nunca utilizo secador, plancha ni tintes. Utilizo una bolsa grande de plástico (siempre la misma) de las que se usan para la basura y me la pongo sobre la ropa para que el pelo no me goteé.

-Me corto las puntas una vez al mes.

-Visito poco o nada las peluquerías. A veces o para ciertos tipos de corte de pelo es necesario, pero en mi caso casi nunca he salido satisfecha de una peluquería. 

-De vez en cuando uso un poco vinagre de manzana antes de lavarme el pelo.

Una vez cada dos o tres semanas me dejo un par de horas aceite de coco, cáñamo o sésamo u oliva en las puntas a modo de mascarilla.

-Utilizo aceites para desenredar el pelo (sésamo, oliva).

 

 

pelo-antes-melena-seco-cosmetica-natural-diy-chicaPelo sano cosmética natural casera

ANTES: Mechas y corte de peluquería. Infinidad de productos varios. Secado con secador. Evidentemente no salía así a la calle, me lo tenía que alisar para que se quedase más normalito.

DESPUÉS: Natural, secado al aire, champú y aceites naturales. Para que me quede así sólo me lo lavo, me lo cepillo y listo. Me corto las puntas en casa, que es más barato y la verdad no me acaban «trasquilando».

 

6. Últimas recomendaciones:

-Estos consejos sirven tanto para mujeres como hombres, niños e incluso bebés. Eso sí, en el caso de niños pequeños mejor informarse primero pues aceites esenciales muy fuertes podrían ser perjudiciales. También, en el caso de tener alergias o algún tipo de enfermedad. Antes de nada o ante dudas, mejor consultar con un médico o especialista en el tema. 

-No se recomienda aplicar aceites esenciales directamente sobre la piel.

-Recomiendo ser crítico siempre e investigar a la hora de comprar cosméticos (champús, etc)  que se vendan como naturales y no lo son.  ¡El greenwashing también existe en el mundo de la cosmética!

-Hay que tener en cuenta que muchos de los ingredientes que llevan los champús y mascarillas comerciales están destinados a mejorar su apariencia, olor etc…Y en realidad no son muy beneficiosos.  Y que a veces se utilizan ingredientes que quizás no sean la mejor opción pero que a la empresa que lo comercializa le pueden salir más rentables.

Para cualquier duda o sugerencia mi email es : alhilodelaseda@gmail.com

Todas las imágenes son mías.

*ALERGIAS: Infórmate bien antes, prueba los ingredientes en pequeñas porciones de piel… Hacer tú mismo tus recetas puede tener sus riesgos. Aquí dejo meras ideas, pero de ninguna manera me responsabilizo del mal uso personal que cada quien pueda hacer de estas ideas de cosmética. No soy en lo absoluto experta el tema, sólo he probado estas fórmulas y estoy contando mi experiencia, nada más. Aconsejo que cada quién se informe adecuadamente, y por supuesto cada quién es responsable de cómo proceda. 

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email