La mansión de la telaraña

 

Era candelabros dorados oxidados, y perdidos en un sótano. Era viejos libros con telarañas y páginas crujientes. Aquellos objetos que encontrábamos en los sitios más insospechados sin saber ni para qué son.

Era las historias que la precedían, y aquellas que nosotras contaremos. Era joyeros y cajitas de música con bailarina y música, un haz de luz que deja entrever cantidades ingentes de polvo. Era todas las mejores fiestas, y todas aquellas que nunca llegamos a hacer.

Una decadencia maravillosa y perezosa de maleza y escalinatas de madera crujiente, lámparas de araña olvidadas y desorden acumulado.

Era hogar, era desastre; corrientes de aire helado y portazos. Digamos que ha sido toda una época.

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Prejuicios y etiquetas

Las etiquetas sobre tu forma de ser son como las de la ropa. Pican, molestan y son innecesarias. Mientras tú

La mansión de la telaraña

Era hogar, era desastre; corrientes de aire helado y portazos. Digamos que ha sido toda una época.

Otoño Obligado

Mis flores preferidas están muriendo en todas partes, y una nube de un color estúpidamente feo tapa las vistas de la sierra. El cielo pasa de grisáceo a nada.
Ojalá vivir en un lugar donde todos los atardeceres fueran de fuego…

Estambul: De compras en la Ruta de la Seda

Tesoros escondidos, consejos y gangas. Viajar a Estambul es viajar en el tiempo. Recorre conmigo estos bazares milenarios, sal de compras por la auténtica cuna de la ruta de la seda.