Muy muy lejano

Chica de espaldas Turquía

Era de noche y jamás había estado tan lejos de casa.
Unos minutos antes de que el cielo empezase a clarear, el canto a la oración expandía su eco por toda la ciudad. Tenía miedo, en mi vida me había sentido tan sobrecogida. Era una buena sensación.

Tan diferente y mágico; parecía estar en un mundo paralelo.

Chica en Estambul

Nunca me ha gustado coleccionar sellos en mi pasaporte.Viajar me apasiona, pero también me agota. No quiero sólo ver las cosas, quiero sentir que las he vivido de verdad.

Un buen destino puede quedar en mi paladar por años hasta que lo saboreo y lo digiero y estoy lista para el siguiente. Y así, es más especial…

Si queréis saber más sobre mi experiencia en Turquía, información, consejos…Os recomiendo echar un vistazo a los siguientes artículos:

https://alhilodelaseda.com/2019/03/24/slow-travel-viaja-con-tus-cinco-sentidos/

https://alhilodelaseda.com/2019/01/09/turquia-en-un-primer-vistazo/

https://alhilodelaseda.com/2018/01/24/invierno-en-estambul-arte-compras-y-meriendas-tipicas/

https://alhilodelaseda.com/2017/11/18/estambul-de-compras-en-la-ruta-de-la-seda/

¿Y vosotros, conocéis la sensación de la que hablo, la habéis vivido?

Sunset at istanbul

bosphorus-istanbul

Istanbul

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

«Síndrome del pensamiento acelerado»: El mal del siglo.

En medio de todos nosotros, viajeros empachados de sobrestímulos, haciendo fotos como locos en aquella mágica colina del este de Turquía, vi a aquella mujer. La única de las decenas de personas que estábamos allí, verdaderamente; que estaba disfrutando el momento…

🌱Personas altamente sensibles, no sois raras.

Detectar cambios ambientales sutiles que otros no perciben: olores, sonidos con más intensidad; sobrecargarse por estar rodeados de demasiada gente, una fuerte emocionalidad y capacidad empática y alta sensibilidad creativa…

Prejuicios y etiquetas

Las etiquetas sobre tu forma de ser son como las de la ropa. Pican, molestan y son innecesarias. Mientras tú

La mansión de la telaraña

Era hogar, era desastre; corrientes de aire helado y portazos. Digamos que ha sido toda una época.