Nuestros abuelos practicaban la ecología, el residuo cero y vivían conscientemente. ¿Por qué dejó de hacerse?

 

slowliving-tips

La vida moderna nos arrastra en una vorágine de imágenes y contactos digitales, una especie de bucle vertiginoso donde sobra todo pero sólo una cosa nos falta: tiempo.
Y el tiempo puede ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo.
En este caso, creo que el culpable de muchos de los problemas actuales, y la respuesta a muchas preguntas como la de ¿por qué no somos sostenibles?
Pero empecemos por el principio. Un par de apuntes sobre cómo era la vida en la época de nuestros pasados, y antes, durante siglos y siglos…

CONSERVAS: Se hacían conservas caseras de frutas y verduras, se aprovechaba todo y claro, se comía acorde a la temporada.

¿DESHECHABLE, ESO QUÉ ES?
No había platos y vasos desechables, ni compresas, ni servilletas, ¡ni trapos! Era todo de tela y cuando se ensuciaba… ¡se lavaba!

ALIMENTOS DE TEMPORADA, CONSUMO LOCAL
¿Qué es eso de las frutas tropicales en pleno invierno? Antes, si en Otoño había calabaza, calabaza que se comía durante meses.

EL DIY LLEVA SIGLOS INVENTADO
Parece una moda actual. ¡Pero antes era casi la única opción! Ropa hecha a mano, juguetes tallados en casa, mantas de lana, cosmética, jabones… ¡jerseys! Era raro comprar absolutamente toda la ropa, cosmética y menaje del hogar en vez de hacer en casa gran parte de los mismos.

Abuelas-grandmas-cooking

NI AUDIOS NI LIKES EN FACEBOOK
¿Relaciones a distancia? Exceptuando las cartas, la gente antes sociabilizaba más. Y de maneras más sencillas, menos complejas. Conocías a tus vecinos, tus amigos y familiares se pasaban por casa a menudo. No era todo tan con previa cita e ir a cenar a un restaurante cada fin de semana.

NI MINDFULNESS NI SLOWLIVING
Simplemente, ¡no quedaba otra! La lectura, los momentos de reflexión o simple contemplación del paisaje y vivir y sentir el momento presente eran lo normal porque… ¡no había tantas teles, ni smartphones ni nada que nos distrajera del camino!

¿BOLSAS…? ¿QUÉ BOLSAS?
Desde cestas de arpillera, hasta envolver los alimentos en periódicos usados. Lo de ir a la compra con la bolsa no era de algún progre excéntrico como parece ser ahora (anda que no me canso yo de decir “no, sin bolsa por favor…”), era la norma.

zerowaste

REMIENDOS Y ARREGLOS
Sinceramente, ¿Quién tiene tiempo de ponerse arreglar calcetines hoy en día? ¿O mochilas? ¿Sillas? Todo se tira, se compra nuevo. En cambio, antes, arreglar era lo más normal del mundo.

LECHE EN BOTELLAS
Comprar al por mayor, botellas de leche de cristal que se recargaban, sacos gigantes de lentejas y no tres en un botecito de plástico… No, los súper al granel no son para nada un invento nuevo.

 

REFLEXIÓN FINAL
Bueno, mi conclusión es la siguiente: el tiempo es el culpable, en parte. Por otro lado, el abrazar el progreso sin pensar que ciertas partes del mismo parecen prácticas al inicio pero suponen un retroceso. Que no todas, no es que tengamos que volvernos cavernícolas, pero sí saber discernir…

Si ahora tenemos máquinas que hacen prácticamente de todo, que antes no había. Y encima compramos la comida hecha (¿Quién tiene tiempo para hornear su propio pan y bizcochos?). Y podemos comprar de todo online. ¿Por qué siempre le faltan horas al reloj?

mindfulness

Y lo de “vivir lento” y “vivir conscientemente”… Que antes se trabajaba, se trabajaba mucho, quizás más que ahora probablemente, pero no había estos niveles de estrés, ansiedad… Y menos aún la población en general viviendo aturullada y acelerada con una especie de déficit de atención crónico y colectivo. ¿Entonces, qué podemos hacer?

1. Evita los robatiempos: Las series están muy bien, películas o videojuegos, pero al contrario de lo que crees no necesitas pasarte tres horas diaras a ello. Es más, actividades manuales como los hobbies de toda la vida (y que a la vez ayuden a la sostenibilidad de tu hogar) son idóneas para desconectar. Por ejemplo, aprender a tejer o coser, fabricar tu propia cosmética casera, incluso para los más mañosos, pequeños muebles. Bollería, conservas y hasta pan… También pueden convertirse en entretenidos pasatiempos. Eso sí, sólo factibles de realizar si primero liberas tiempo de otras actividades. Además, son actividades que se pueden realizar en pareja, en familia o con amigos. Dos pájaros de un tiro. Bueno, tres. Porque si las haces bien, sin estar consultando las redes sociales mientras compulsivamente, también sirven para “desacelerar” un poco tu vida, prestar atención a lo que haces, respirar un poco, pausar la vorágine.

2. Arregla, no tires.

3. Admira la belleza de las cosas sin la necesidad de compartirla (siempre).

vivir-conscientemente

4. Compra conscientemente, siempre que puedas. Lleva tus bolsas desde casa, y da prioridad a envases de vidrio o alimentos envasados de modo inteligente (evita cosas como aguacates en bandejas de plástico…).

5. Nuestros abuelos eran ecológicos y NO era caro: Todo lo que se vende como zerowaste pero sale como tres veces más caro que los productos normales… Míralo con lupa. Puede ser un precio justificado o puede ser un timo innecesario para aprovecharse de este tirón que está teniendo el “postureo ecológico”. ¡No, el zerowaste y lo ecológico no es ni debería ser “un capricho caro”!

6. Lo importante es la gente, no el plan. Y por otro lado, hoy en día hemos convertido sociabilizar en algo complicadísimo, elaborado y, sí, un despilfarro. Antes sociabilizar era tus amigos y familia pasan por tu casa casi sin avisar, conoces a los vecinos de abajo, o tener amigos en el bar de la esquina. Ahora parece que los planes hay que hacerlos con cita previa semanas antes, y no cuenta como plan si no es ir a un restaurante, discoteca o centro comercial. El “simplemente vernos” ha perdido toda su magia pero, ¡puede revivirse!

7. Dolce far niente: Hoy en día parece que si no estamos mega-acelerados haciendo mil cursillos, asistiendo a yoga, pilates, boxeo, y leyendo mil ebooks interesantes, no somos nada. Y el tiempo libre, es una fuente de estrés. Tienes que viajar, salir, comprar, consumir… ¡y fotografiarlo! ¿Qué ha sido del pasarlo bien con cosas sencillas? Por el mero placer de pasarlo bien. Y del derecho al descanso. Las vacaciones y los fines de semana no son una carrera, y el no hacer nada no te convierte en vago. ¡Para poder ser productivo, el descanso es clave!

vivir-el-momento

 

Bueno, como última reflexión recalco que no hay que ser cien por cien perfecto o excesivamente obsesivo para estar aportando tu granito de arena, la clave es ser consciente y trabajar en ello, y poco a poco crear hábitos un poco más saludables.

 

 

Imágenes compartidas vía www.pinterest.com Todos los derechos a sus respectivos autores.

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Éramos…

🌹Éramos Gran Vía de la mano, borrosa; flashes, luces y semáforos. En rojo. Éramos la última copa y el último

«Síndrome del pensamiento acelerado»: El mal del siglo.

En medio de todos nosotros, viajeros empachados de sobrestímulos, haciendo fotos como locos en aquella mágica colina del este de Turquía, vi a aquella mujer. La única de las decenas de personas que estábamos allí, verdaderamente; que estaba disfrutando el momento…

🌱Personas altamente sensibles, no sois raras.

Detectar cambios ambientales sutiles que otros no perciben: olores, sonidos con más intensidad; sobrecargarse por estar rodeados de demasiada gente, una fuerte emocionalidad y capacidad empática y alta sensibilidad creativa…