«Síndrome del pensamiento acelerado»: El mal del siglo.

Leí hace poco un artículo sobre este síndrome, que según el psiquiatra Augusto Cury, es uno de los problemas más grandes de nuestra época. Afirma que grandes cantidades de población lo padecemos en mayor o menor medida. En resumen, se trata de mentes aceleradas a niveles sobrehumanos. Y no es que funcionen más rápido en un buen sentido de la palabra, es que el exceso de estímulos, información (en parte causados por el mundo digital) provoca que estemos a cientos de cosas a la vez, pasemos de una a otra a lo loco, no completemos nada, no nos concentremos en nada… Es como tener un carrusel sin freno de pensamientos constantes. Y no recordamos ni prestamos verdadera atención a casi nada. ¿A alguien le es familiar esto?

Respecto a la foto, la tomé hace algunos años en un rincón de ensueño de Turquía. En medio de todos nosotros, viajeros empachados de sobrestímulos, haciendo fotos como locos en aquella mágica colina del este de Turquía, vi a aquella mujer. La única de las decenas de personas que estábamos allí, verdaderamente; que estaba disfrutando el momento…Y me pregunto de los miles de turistas que visitan esa colina cada amanecer con vistas a algunos de los valles más increíbles que hay, cuántas serán como aquella señora. Pocos, muy pocos. Ni si quiera yo.

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

«Síndrome del pensamiento acelerado»: El mal del siglo.

En medio de todos nosotros, viajeros empachados de sobrestímulos, haciendo fotos como locos en aquella mágica colina del este de Turquía, vi a aquella mujer. La única de las decenas de personas que estábamos allí, verdaderamente; que estaba disfrutando el momento…

🌱Personas altamente sensibles, no sois raras.

Detectar cambios ambientales sutiles que otros no perciben: olores, sonidos con más intensidad; sobrecargarse por estar rodeados de demasiada gente, una fuerte emocionalidad y capacidad empática y alta sensibilidad creativa…

Prejuicios y etiquetas

Las etiquetas sobre tu forma de ser son como las de la ropa. Pican, molestan y son innecesarias. Mientras tú

La mansión de la telaraña

Era hogar, era desastre; corrientes de aire helado y portazos. Digamos que ha sido toda una época.