Sissi, la Emperatriz que quiso ser libre

 

Sissi fue una mujer muy adelantada para su época. Personalmente, siempre la he encontrado fascinante, y he visto en su manera de ser algunos rasgos de mi propia personalidad. No sólo la versión azucarada de las películas que veía en mi infancia, sino más adelante; cuando leí su biografía más real, con sus luces y sombras. Si no habéis leído el libro sobre su vida, ¡lo recomiendo!

Nació en Múnich, como hija del Duque Maximiliano de Baviera, el 24 de diciembre de 1837, y creció con su familia en castillo de Possenhofen, a orillas del lago de Starnberg. Sus primeros años transcurrieron entre los salvajes parajes que rodeaban al castillo, muy en contacto con la naturaleza y con una libertad que pocas jóvenes de su clase y condición gozaban. A los diecisiete años, sin embargo, su vida dio un giro inesperado para el que nadie la había preparado: convertirse en Emperatriz de Austria por su matrimonio con su primo, el Emperador de Austria.

Sissi (Elisabeth de Baviera) fue una personalidad famosa ya en sus días, y muy controvertida. La gran pantalla retrata el romanticismo y belleza del mundo que le tocó vivir, pero no sus problemas de salud, su atormentada forma de ser y las dificultades que pasó para adaptarse a su nueva vida en la corte. Fue un espíritu libre, y entendió mucho antes que su entorno que vivía el fin de una época. Amante de la cultura clásica, los viajes y la poesía; según diversas fuentes se supo que fue una mujer desgraciada, atrapada en un entorno al que no pertenecía y llevada numerosas veces al limite tras las muertes de dos de sus hijos. Destacó por ser única, por pensar por sí misma y desde luego por adelantarse totalmente a sus tiempos.

 

Compartir en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Prejuicios y etiquetas

Las etiquetas sobre tu forma de ser son como las de la ropa. Pican, molestan y son innecesarias. Mientras tú

La mansión de la telaraña

Era hogar, era desastre; corrientes de aire helado y portazos. Digamos que ha sido toda una época.

Otoño Obligado

Mis flores preferidas están muriendo en todas partes, y una nube de un color estúpidamente feo tapa las vistas de la sierra. El cielo pasa de grisáceo a nada.
Ojalá vivir en un lugar donde todos los atardeceres fueran de fuego…

Estambul: De compras en la Ruta de la Seda

Tesoros escondidos, consejos y gangas. Viajar a Estambul es viajar en el tiempo. Recorre conmigo estos bazares milenarios, sal de compras por la auténtica cuna de la ruta de la seda.